INTRODUCCIÓN AL CONCEPTO DE CANAL ÉTICO O DE DENUNCIAS

img_5278

Hablamos de canal ético o canal de denuncias para referirnos al mecanismo o sistema establecido en una organización para comunicar de forma confidencial riesgos o posibles irregularidades, actos indebidos, comportamientos contrarios a la legislación o a los códigos de conducta establecidos por dicha organización.

Este sistema o mecanismo establecido para facilitar y promover la transmisión de información acerca de los posibles incumplimientos que afectan a la organización resulta consustancial a cualquier plan de compliance  que pretenda ser mínimamente riguroso, y supone la respuesta a un sencillo interrogante ¿cómo podría pretender una empresa u organización garantizar y velar por el cumplimiento de las normas que le afectan o de las que se ha dotado, si no es conocedora de los incumplimientos que se están produciendo en su seno?

Esta es la razón fundamental por la que habitualmente, en cualquier regulación en materia de compliance  encontramos referencia a este tipo de mecanismos de información o denuncia.

A continuación se recogen algunos ejemplos significativos:

Código Penal. En el apartado 5 del artículo 31.bis establece que “Los modelos de organización y gestión […] deberán cumplir los siguientes requisitos: 4.º Impondrán la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al organismo encargado de vigilar el funcionamiento y observancia del modelo de prevención”

– Código Unificado de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas, de la CNMV establece como recomendación que las sociedades cotizadas establezcan mecanismos internos que permitan a los empleados comunicar irregularidades de forma confidencial.

– La Ley 10/2010 de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, no hace referencia al establecimiento de mecanismos específicos, pero sí impone la obligación de denunciar por parte de los sujetos obligados a la misma y pone a disposición de los sujetos obligados distintos formularios a través de su página web.

– En última instancia encontramos la UNE-ISO 19600:2015 sobre Sistemas de gestión de compliance, que constituye la referencia más importante en materia de sistemas estandarizados y de calidad  en el ámbito del compliance , y que establece que: “Se debería adoptar y comunicar un proceso claro y puntual de información a niveles superiores, para asegurar que todos los incumplimientos se ponen de manifiesto, se reportan y eventualmente se escalan a niveles relevantes de la dirección, y que se informa a la función de compliance”.

 

El ámbito del canal ético o canal de denuncias puede delimitarse en función de múltiples  factores: qué tipo de incumplimientos son los que se pueden denunciar a través del canal (alcance objetivo), qué personas pueden utilizarlo (alcance subjetivo); pudiendo tener un carácter público, cuando se abre a miembros ajenos a la organización o interno, cuando está establecido únicamente para el personal de la organización; o en función de los instrumentos utilizados para transmitir la información (teléfono, web, e-mail, etc.).

 

Sin embargo existen algunos aspectos comunes e indispensables que han de estar presentes en cualquier canal de denuncias, como pueden ser –sin ánimo de ser exhaustivos– la confidencialidad (que no hay que confundir con el anonimato), la garantía de indemnidad (evitación de represalias o efectos perniciosos para quien suministra la información por parte de la organización), la protección de datos de carácter personal y el acceso a la información y trazabilidad de la denuncia por parte de la persona denunciante.

Sin duda, el establecimiento de un canal de denuncias, lejos de resultar perjudicial para la empresa u otro tipo de organizaciones, puede suponer innumerables ventajas y beneficios si se inserta en un contexto de gestión responsable y profesional, puesto que constituye un instrumento eficaz para evitar y prevenir riesgos de múltiples tipos y resulta fundamental para poder afrontar y tratar a tiempo los problemas que pueden surgir en el día a día de la actividad. Así lo han venido demostrando las experiencias existentes en los países más avanzados de nuestro entorno.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *