SISTEMA DISCIPLINARIO: PUNTOS CRÍTICOS EN LOS PROGRAMAS DE GESTIÓN DE COMPLIANCE (PARTE 1)

Complianza Expertos en Cumplimimiento Normativo

PUNTOS CRÍTICOS DEL SISTEMA DISCIPLINARIO EN UN PROGRAMA DE GESTIÓN DE COMPLIANCE (PARTE 1)

 

Todos los programas de gestión de compliance, desde la ISO 19600 hasta la UNE 19601 (y el Código Penal), pasando por la ISO 37001 prevén como requisito del sistema la implantación de un sistema disciplinario.

 

www.complianza.net

 

A través de una serie de post sobre el sistema disciplinario nos adentraremos en los aspectos que plantean más dudas o que conviene tener en cuenta a la hora de establecer un sistema de respuesta  dentro de un programa compliance.

 

SISTEMA DISCIPLINARIO COMO GARANTÍA DE LA EFICACIA Y EXPRESIÓN DEL COMPROMISO DE LA ORGANIZACIÓN

 

En un post anterior hablábamos de la importancia que tiene el sistema disciplinario y su correcta ejecución para garantizar el correcto funcionamiento del sistema de compliance. Y poníamos algunos ejemplos de las incidencias que podría acarrear para la validez y eficacia del programa de compliance el descuido o relajación en cuanto a la respuesta disciplinaria de la organización que implanta este tipo de programas ante un incumplimiento:

– en el caso concreto de los planes de prevención de delitos (UNE 19601) podría llevar como consecuencia la denegación de la circunstancia eximente prevista en el art. 31.bis del Código Penal en su apartado 4.

– y en cualquier otro caso, una falta de respuesta ante un incumplimiento, conllevaría una no conformidad  de carácter grave en una auditoría del modelo de prevención, lo que dificultaría la certificación de dicho modelo de prevención (ISO 19600).

– por no decir que se estaría poniendo seriamente en entredicho el compromiso con la política de cumplimiento (entre la que se encuentra la política prevención de delitos) por parte de la empresa u organización.

¿LA IMPOSICIÓN DE UNA SANCIÓN EXIME A LA ORGANIZACIÓN DE RESPONSABILIDAD?

 

Según lo que veníamos exponiendo en el apartado precedente ¿significa que  la iniciación de un procedimiento sancionador y la adopción de cualquier tipo de sanción implica el cumplimiento de los requisitos exigidos por el código penal (al igual que la UNE 19601) y los estándares internacionales (ISO 19600 e ISO 37001)? La respuesta ha de ser negativa.

En primer lugar porque la sanción que se imponga ha de cumplir unos requisitos mínimos de proporcionalidad y graduación, y en segundo lugar, porque concretamente, en el caso de la responsabilidad penal de la persona jurídica, ante la comisión de un delito existiría la obligación por parte de la organización de ponerlo en conocimiento de las autoridades.

Por tanto, si el incumplimiento no reviste carácter penal, la empresa u organización sí que podría garantizar la eficacia del programa y la expresión de su compromiso con la mera tramitación de un procedimiento disciplinario.

Pero cuando ese incumplimiento represente, además, la comisión de un ilícito penal, (y en particular uno de los 26 delitos susceptibles de trasladar la responsabilidad a empresa) la organización tendría la obligación de ponerlo en conocimiento de las autoridades, puesto que en caso de no hacerlo:

1) estaría adoptando una posición encubridora -si bien, la organización no respondería como autora de un delito del art. 451 CP (por no estar dentro del catálogo de delitos), desde luego no estaría demostrando una auténtica cultura de cumplimiento-, y

2) por supuesto, no podría oponer en un procedimiento penal  dirigido frente a dicha organización, que dispone de un modelo de prevención, y que teniendo conociendo de la comisión de dicho delito, no lo denunció –incumpliendo su política de persecución de los ilícitos penales–.

(Fin de la parte 1)

 

Por Isidro Cantero
Complianza, Expertos en Cumplimiento Normativo
Murcia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *