¿QUÉ CONSULTORA ELIJO PARA IMPLANTAR UN PROGRAMA DE COMPLIANCE PENAL?

Complianza Expertos en Cumplimimiento Normativo

¿QUÉ CONSULTORA ELIJO PARA IMPLANTAR COMPLIANCE PENAL?

 

Desde su experiencia personal y profesional como abogado, José Ramón Sáez escribe este post para CULTURA DE CUMPLIMIENTO, el blog de Complianza, sobre los aspectos que toda empresa debería tener en cuenta a la hora de seleccionar el perfil de la consultora que le va a implantar el programa de compliance penal

 

www.complianza.net

 

Sede de los Juzgados de Instrucción en la Plaza de Castilla, Madrid. Es lunes, son las 09:15 horas de la mañana.

El Sr. Magistrado-Juez va de una mesa a otra. Su mal humor es más que evidente. Comenta que “no es un pulpo, que no tiene el don de la ubicuidad” y que no puede atender todas las declaraciones que se han señalado a la vez.

Dado que las mesas están pegadas, sin solución de continuidad, resulta inevitable que el resto de los presentes oigamos lo que comenta.

De pie, frente a la mesa de al lado, comparece un directivo de una conocidísima compañía aseguradora, cuyo nombre vamos a obviar, a la que se le había citado -explica S.Sª. Ilma.- como investigada, y a él, como representante de la misma, le informa que tiene la obligación de “soportar” que el proceso se entienda con él.

El caso es feo: una perjudicada los acusa de que le han falseado su firma y que le han estafado, privándole de su derecho a percibir una indemnización.

Los que nos dedicamos a este mundo coincidimos en que lo peor que le puede pasar a la empresa no es ya tener que pagar una sustanciosa multa: desde que se inicia la investigación y aun antes de que exista sentencia firme, existe un coste reputacional, un perjuicio a los intangibles de la corporación, que es inevitable. Menos mal que el juzgado es pequeño y la “mancha” queda circunscrita a ese espacio. De momento, al menos.

Lo anecdótico es que, ante la perplejidad del directivo, el Sr. Juez improvisa una charla sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Después de tantas conferencias y cursos, me encanta ver cómo se lo explica, de la forma más llana pero sin perder rigor.

El perfil profesional de una buena consultora de compliance tiene que contar en su equipo con abogados de esos que también ‘bajan al ruedo’ y conocen el día a día de los juzgados.

Y aquí no hay discusiones bizantinas que valgan. Si se le investiga es porque ha fallado alguno de los controles que debería tener implantados y tiene que responder por una presunta -siempre presunta- falta de diligencia en sus deberes de supervisión.

Cuando termina su exposición el magistrado, al directivo le queda todo muy claro.

Y ahora viene la pregunta del millón: ¿cómo es posible que se plantara en el juzgado de esa manera, inerme y con total desconocimiento del significado del acto para el que se le había citado?

Cuando se llega al punto de tener claro por qué es conveniente tener implantado un sistema de compliance penal,  al empresario le cabrá, legítimamente, la duda de con quién hacerlo. Es normal, estamos ante una cuestión ciertamente novedosa. ¿Con qué consultora lo vamos a hacer?

Aunque el valor (o la capacitación) se le supone -como en la milicia- no estaría de más revisar el perfil profesional de los consultores  y asegurarse de que, haciendo equipo, cuentan con abogados de esos que también “bajan al ruedo”, que saben lo que se cuece en el día a día de los juzgados.

Una de las peores consecuencias para la empresa en un proceso penal es el coste reputacional para la marca

 

Eché de menos que junto al directivo no estuviera ya alguien de la consultora que le había implantado el sistema de prevención, caso de que ello fuera así; y que en ese mismo acto, con una mano, le facilitara a S.Sª Ilma. un pendrive con todas las evidencias, demostrando con ello que concurría la causa de exoneración de responsabilidad que recoge el Código Penal, y con la otra, un escrito pidiendo el sobreseimiento del caso, al menos respecto de la persona jurídica.

No me cabe la menor duda de que el Sr. Magistrado-Juez, vería con buenos ojos contar con una justificación para dar carpetazo al asunto y poder centrarse en otros menesteres que, insistentemente, llamaban su atención.

 

Por José Ramón Sáez
Complianza, expertos en cumplimiento normativo
Murcia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *