EL DEPORTE COMO SECTOR DE RIESGO

SPORT COMPLIANCE PROGRAMS

COMPLIANCE DEPORTIVO. El deporte como sector de riesgo

La evolución que ha experimentado el mundo del deporte hasta la actualidad ha sido tal que hoy en día debemos pensar no solo en el deportista o club, sino en un entramado de relaciones, cada vez más complejas, que hacen que la actividad deportiva se haya convertido en un actividad de alto riesgo, de la que deben ser conscientes socios y accionistas.

Los nuevos actores que han entrado en este mundo, fondos de inversión, representantes profesionales, sociedades de representación o de adquisición de derechos, el mercado global de apuestas deportivas, los entes audiovisuales…etc, han hecho que las relaciones negociales adquieran una complejidad extrema.

Nos encontramos ante un panorama en el cual se debe extremar la vigilancia, desde los propios comportamientos de los deportista hasta las más mínimas relaciones económicas de todos los actores implicados. La alteración del mercado de apuestas, la corrupción entre particulares, las estafas o los delitos fiscales pueden hacer que un club reincidente pueda incluso llegar a disolverse, medida esta que en el ámbito penal adquiere una relevancia extrema por las consecuencias derivadas de la misma, la imposibilidad de constituir una nueva sociedad que se pueda identificar con la extinta, ya sea por la similitud de socios, trabajadores, actividad, recursos, denominación social, etc…hecho que debiera ser lo suficientemente relevante para que los socios exijan la adopción de las medidas adecuadas, en este caso, la implantación real, seria y efectiva de un programa de prevención de delitos.

¿Se imaginan que Barcelona C.F., o el Real Madrid fueran condenados a su extinción? Esto es ahora perfectamente factible.

El ejemplo más significativo lo encontramos en este primer club, el Barcelona, quien como persona jurídica ya ha sido condenado por la comisión de dos delitos fiscales en el caso Neymar. El acuerdo firmado por la entidad azulgrana, la Fiscalía y la Abogacía del Estado ante la sección 8 de la Audiencia de Barcelona condena al Barça por dos delitos contra la Hacienda Publica en los ejercicios 2011 y 2013, por lo que deberá pagar una multa de más de 5,5 millones de euros. El tribunal, en base al acuerdo, ha confirmado la exculpación del presidente Josep Maria Bertomeu y de su antecesor Sandro Rosell. La cuantía de la multa ha quedado rebajada por la aplicación de dos atenuantes, la reparación del daño por los 13,5 millones que el club azulgrana abonó correspondientes a las cantidades defraudadas y el establecimiento «de medidas eficaces para prevenir y descubrir delitos» dentro de la entidad deportiva. Este último atenuante, pudo convertirse en una eximente para la sociedad, si el programa se hubiera implantado con anterioridad a la comisión del delito.

Sin embargo los problemas judiciales del club no se acaban ahí, pues ha vuelto a ser imputado, esta vez, por un presunto delito de corrupción de particulares y estafa, querella interpuesta por el fondo de inversión DIS. El panorama se torna más difícil para la entidad pues ahora es reincidente, por lo que se podrán aplicar otro tipo de condenas además de la mera multa económica.

Creer que este tipo de riesgos son exclusivos del mundo del futbol es no querer ver la realidad actual de las cosas; el ciclismo, el atletismo o cualquier otro deporte por muy minoritario que sea, puede verse afectado por este nuevo contexto penal. Sirva de ejemplo la propia alteración del mercado de las apuestas deportivas, que hoy en día prácticamente incide en todos los deportes, lo que podría provocar que nuestro club de la vida pueda verse abocado incluso a su extinción, por lo que solo puedo aconsejar a socios y accionistas, que exijan la implantación de las medidas necesarias para evitarlo.

 

Por Juan Navarro

Complianza Granada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *