www.complianza.net

REGALOS DE CORTESÍA POR VALOR DE 800 €: EL TRIBUNAL SUPREMO NO APRECIA COHECHO

EL TRIBUNAL SUPREMO CONFIRMA EL ARCHIVO DE UN ASUNTO PENAL DONDE SE ENJUICIABA LA ENTREGA DE BOTELLAS DE VINO POR VALOR DE 800 €

EL AUTO APRECIA QUE NO EXISTE COHECHO Y QUE SE TRATA DE REGALOS DE CORTESÍA ACEPTABLES ATENDIENDO A LOS USOS Y COSTUMBRES

www.complianza.net

 

El Auto dictado por el Tribunal Supremo el pasado 17 de marzo de 2017, y que ha tenido bastante repercusión en prensa por tratarse de un caso mediático, viene a reconocer que «no es tarea fácil la delimitación del alcance del delito de cohecho pasivo impropio del art. 426 CP , a la hora de decidir la relevancia típica de determinadas acciones».

Para la resolución del caso se cita la STS. 362/2008 razonando la «existencia de módulos sociales generalmente admitidos en los que la aceptación de regalos o actos de cortesía forma parte de la normalidad de las relaciones personales, obligan a un esfuerzo para discernir cuándo determinados obsequios adquieren carácter típico y cuando, por el contrario, pueden inscribirse en el marco de la adecuación social».

En su razonamiento hace referencia a varios autores, y cita normas como el art. 54.6 Ley 7/2007 de 12.4, del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) que incluye entre los deberes de los empleados públicos que «se rechazará cualquier regalo, favor o servicio en condiciones ventajosas que vaya más allá de los usos habituales, sociales y de cortesía, sin perjuicio de lo establecido en el Código Penal»

También se hace referencia al Código del Buen Gobierno de los miembros del Gobierno, los altos cargos de la Administración del Estado, aprobado por acuerdo del Consejo de Ministros de 18.2.2005, en el número 6 del apartado 3 (Principios de conducta) que especifica que:  «6. se rechazará cualquier regalo, favor o servicio en condiciones ventajosas que vaya más allá de los usos habituales, sociales y de cortesía o prestamos u otras prestaciones económicas que puedan condicionar el desempeño de sus funciones, sin perjuicio de lo establecido en el Código Penal».

En última instancia recuerda que «en el caso de obsequios de mayor significación de carácter institucional se incorporan al patrimonio del Estado, en los términos previstos en la Ley 33/2003 de 3.11 del Patrimonio de las Administraciones Públicas, de acuerdo con lo que se determine reglamentariamente.»

En definitiva, la doctrina del Supremo viene a establecer que se ha de estar al caso concreto, a las circunstancias subjetivas y objetivas del caso, y a los usos y costumbres existentes en ese concreto ámbito.

Aquí puedes consultar el texto completo del AUTO DEL TRIBUNAL SUPREMO SOBRE POLÍTICA DE REGALOS Y COHECHO

 

 

 

Por Isidro Cantero
Complianza, Expertos en Cumplimiento Normativo.

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario