EL PROGRAMA DE COMPLIANCE COMO HERRAMIENTA DE CONTROL DE LAS OBLIGACIONES TRIBUTARIAS

www.complianza.net

 

EL PROGRAMA DE COMPLIANCE COMO HERRAMIENTA DE CONTROL  DE LAS OBLIGACIONES TRIBUTARIAS

WWW.COMPLIANZA.NET

 

Doy por hecho que quien ha pensado implantar un sistema de prevención de delitos ya tiene interiorizada una cultura de cumplimiento de las obligaciones, requisitos y formalidades que aplican al desarrollo de su actividad empresarial; y, entre todas ellas, situadas en un lugar privilegiado, las de naturaleza tributaria.

No me cabe en la cabeza que la viabilidad de un proyecto pase por obtener ventaja frente a los demás competidores incumpliendo total o parcialmente dichas obligaciones. En ese caso sería un proyecto de corto recorrido, que nacería sentenciado de muerte.

Una empresa, por pequeña que sea, se habrá dotado de los suficientes recursos administrativos para no descuidar esa parcela; no digamos ya si está sujeta al novedoso sistema denominado por la AEAT de “suministro de información inmediato” (más conocido por sus siglas “SII”), de reciente aprobación y puesta en marcha.

¿Eso nos permite ya dormir tranquilos y relajados?

La respuesta dependerá en mayor o menor medida del tipo de clientes y proveedores con los que trabajemos y ello por una razón muy sencilla: una empresa no es una “isla”, no es un sistema autosuficiente sino que opera en el mercado, de manera que debería estar vigilante y establecer algún tipo de control para evitar que le sea traspasada, siquiera con carácter subsidiario, la responsabilidad que la AEAT puede exigir para obtener la satisfacción de los créditos de naturaleza tributaria.

Siempre es interesante echarle un vistazo a la Ley 36/2006, de 29 de noviembre, de medidas para la prevención del fraude fiscal, norma que le dio un repaso a todo el acervo tributario vigente a hasta ese momento (operaciones vinculadas, nombramiento de representante, coordinación catastral…) y con ese enfoque concreto: el de prevenir el fraude.

Así, por ejemplo, podemos comprobar cómo en la Ley General Tributaria se amplió el ámbito de la responsabilidad en el pago de las deudas tributarias a las entidades que fueren causantes o colaboren en la ocultación o transmisión de bienes o derechos del obligado al pago con la finalidad de impedir la actuación de la Administración tributaria.

Y en lo que se refiere al IVA, declara responsable subsidiario de las cuotas de IVA repercutidas o que hubieran debido repercutirse al destinatario de la operación, siempre que sea empresario o profesional y pueda “razonablemente” (sic) conocer que aquel impuesto no va a ser declarado ni ingresado.

 

Mercado intracomunitario

Si tu empresa trabaja implicada en el mercado intracomunitario bien debiera conocer, aunque solo fuera a través de unas línea generales, lo que es el denominado “fraude carrusel”, ideado para aprovechar la falta de armonización fiscal en la U.E. y las lagunas existentes en el actual régimen de tributación por IVA de las operaciones intracomunitarias.

Y ello porque, aun cuando se actúe de buena fe, es factible caer en alguna de estas redes cegado, por ejemplo, por un precio de aprovisionamiento “demasiado económico” que, en realidad, no responde a una mejora de procesos, a la productividad o laboriosidad de nuestro proveedor, sino que es el fruto -envenenado- de una trama ideada para defraudar.

Este tipo de prevenciones no son algo fácil de aplicar, porque exige el esfuerzo de ir más allá de nuestro perímetro de decisiones y control.

No obstante que no cunda el desánimo: si en cuestiones de prevención de blanqueo se aplica la máxima aquella de “conoce a tu cliente”, en esta materia de prevención del fraude fiscal podríamos recomendar algo parecido a “conoce a tu proveedor”.

Seguro que escrito en inglés suena mucho mejor, pero lo que importa es que lo apliques y al menos dejar algún tipo de evidencia que luego pueda servir para acreditar una mínima diligencia que permita demostrar que se actuó hasta el límite de lo que era “razonablemente” admisible.

Descarga el PDF
Por José Ramón Sáez
Complianza, expertos en cumplimiento normativo
Murcia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *