VERSIÓN EN ESPAÑOL DE LA ISO 37001. IMPACTO DE LA NORMA EN ESPAÑA.

Complianza, Expertos en Cumplimiento Normativo

EN ABRIL SE PUBLICÓ LA UNE-ISO 37001

IMPACTO DE LA PUBLICACIÓN DE LA VERSIÓN EN ESPAÑOL DE LA ISO 37001 EN ESPAÑA

www.complianza.net

 

El nuevo estándar UNE-ISO 37001:2017 (Sistemas de gestión anti-soborno y requisitos con orientación sobre su uso) tiene como objetivo ayudar a las organizaciones a luchar contra el soborno, combatir contra el mismo y promover una cultura empresarial ética, contiene para ello una serie de medidas para prevenir, detectar y gestionar, si se produjeran, prácticas de soborno.

La implantación en el seno de una organización de este sistema de gestión anti-soborno no es obligatorio, sino que se trata de un compromiso que las organizaciones de todo tipo pueden adoptar de forma voluntaria, conocedores de que esta herramienta es tremendamente útil para proteger la reputación de una empresa y para asegurar la integridad en todas las operaciones que se lleven a cabo.

Y es importante señalar la buena acogida que está teniendo esta norma, que viene a completar a otros sistemas de gestión, especialmente aquellos que contemplan los sistemas de prevención de delitos, el compliance o cumplimiento normativo, así como el resto de sistemas de calidad.

Va a resultar esencial para todas las organizaciones que apuestan por la construcción de una verdadera cultura ética corporativa, que actúan en el mercado y con el resto del entorno, con total compromiso con la transparencia, integridad, respecto a las leyes y políticas de buen gobierno, este sistema de gestión anti-corrupción viene a cerrar el círculo de la honestidad empresarial y el buen hacer de las relaciones comerciales.

En el prólogo de la versión en español de la citada norma recomienda que:

Una organización bien gestionada deber tener una política de cumplimiento que se apoye en sistemas de gestión adecuados que le ayuden a cumplir sus obligaciones legales y sus compromisos con la integridad. Una política antisoborno es un componente de una política global de cumplimiento. La política antisoborno y el sistema de gestión de apoyo ayudan a la organización a evitar o mitigar los costos, riesgos y daños de involucrarse en el soborno, a promover la confianza y la seguridad en las transacciones comerciales y a mejorar su reputación.”

Bien es sabido, que dentro de los múltiples mecanismos de corrupción, el soborno se presenta en el tejido empresarial como el más habitual, arraigado en un sector empresarial que piensa y está absolutamente convencido (a la realidad de los últimos años nos remitimos) de que si no se pagan sobornos se pierden negocios, sin embargo hay que ser optimistas, puesto que se ha avanzado mucho en la lucha contra la corrupción, desde el entorno internacional y ya en nuestro país.

Con un sistema de gestión anti-soborno como el que establece la norma UNE-ISO 37001:2017, las organizaciones pueden acreditar a sus principales accionistas o ante posibles y futuros clientes, que la empresa está absolutamente comprometida con estas prácticas anti-soborno que ya están reconocidas mundialmente, considero además que es una real ventaja competitiva ante el mercado. Es una confianza que se genera desde el interior, desde el seno de la empresa, desde la Alta Dirección hasta el empleado de producción, consiguiendo de esta forma y con este real compromiso, disminuir los riegos de corrupción en las operaciones empresariales y en toda la cadena de valor de la empresa.

Por suerte España no es de los países más corruptos del mundo; aunque tiene unos niveles altos si lo comparamos con países de su entorno, al menos aquí no hay riesgo de que la policía te pare y te pida dinero o que tengas que sobornar para recibir asistencia médica; estadísticamente está acreditado que la corrupción entre nuestros funcionarios es de las más bajas del mundo (según Transparency International).

Lo que si genera una gran alarma social y descontento generalizado de la población es la alta corrupción política vinculada a los partidos políticos, pero también este escenario empieza a cambiar y cada vez más desde las instituciones se apuesta por la transparencia y el debido control.

Cada empresa, cada entidad, cada organización, cada institución de este país, y cada una de las personas que forman parte de las mismas, son libres de seguir el camino de la honestidad o el de la corrupción, y es misión de todos (empresarios, mercados, consumidores, etc…) fomentar y exigir una verdadera cultura de cumplimento derogando prácticas de corrupción tan arraigadas que han hecho es más de una ocasión hacer tambalear los mercados.

Y como reflexión final, emplearé las palabras de la cantante, compositora y activista estadounidense Joan Báez,

“Si no peleas para acabar con la corrupción, acabarás formando parte de ella”.

 

Por Inmaculada Sánchez

Complianza, Expertos en Cumplimiento Normativo

Cartagena

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *